martedì 28 luglio 2015

ESTUDIAR EN FLORENCIA LA EXPERIENCIA DE LA PROFESORA NONIE WANGER - MANHATTAN COLLEGE NY


Entrevista realizada por Laura Tressel.
Traducida por Miriam Jiménez.

Profesora Nonie Wanger, Manhattan College
Directora del Programa de Estudios en el Extranjero




¿Cómo comenzó su carrera docente?

     Originalmente quería ser arquitecta, pero como crecí con la lengua francesa, decidí ser maestra. Me gusta enseñar, ya que es realmente una pasión para mí. Me encanta ver el impacto que esto tiene en mis estudiantes y ver cómo han crecido desde que los tuve en su primer año de clase  hasta que posteriormente los he vuelto a tener en su último año. Me dedico a enseñar francés e italiano en el Departamento de Lenguas Modernas y Literatura. También he sido la Directora del Programa de Estudios en el Extranjero en ‘Manhattan College’ durante 35 años, y puedo afirmar que el impacto que el programa tiene sobre estudiantes que nunca han estado fuera de su entorno es realmente increíble.
  
¿Qué le trajo a Florencia?

     Hace unos 20 años decidimos que queríamos establecer un programa en Italia, e inicialmente pensamos en Roma, pero tras sopesar todas las ventajas e inconvenientes, vimos que era una ciudad demasiado grande. Fue entonces cuando elegimos Florencia, y ello fue por varias razones; En primer lugar, debido a la historia del Renacimiento y el arte que tiene, ya que es la ciudad de Dante. Además, porque no es demasiado grande, lo cual permite a los estudiantes integrarse en la ciudad. Una vez decidida la localización, estuvimos buscando una escuela para acoger a nuestros estudiantes y nuestro programa, y fue entonces cuando encontramos el Istituto Europeo. Mi ayudante visitó la escuela por primera vez y dijo que era perfecta, que era pequeña, que estaba situada justo al lado de la Catedral, y que prestaban un gran servicio y atención por parte de la administración y los maestros, así que decidimos traer ‘Manhattan College’ aquí. Fue una excelente decisión, y llevamos 20 años impartiendo cursos aquí.


¿Cómo ha cambiado el programa durante estos 20 años?

     El programa comenzó con muy pocos estudiantes. Originalmente fue diseñado para estudiantes que habían acabado los cursos de iniciación o de nivel intermedio de italiano, con el fin de que pudiesen continuar su aprendizaje en nuestra escuela.
Tuvimos 7 estudiantes durante el primer año, y actualmente tenemos 19 estudiantes, divididos en dos clases. Desde hace varios años, tenemos cuatro cursos además del curso de idiomas, albergando con ello un total de más de 30 estudiantes.

     Nuestro Programa de Estudio en el Extranjero impartido durante el período estival en Florencia, es el más popular de los que ofrecemos. Creo que ello es debido a que dicho programa es muy comentado entre los estudiantes, lo cual hace que se corra la voz. Además, tenemos una gran cantidad de estudiantes italianos que quieren establecer lazos de conexión con el país. Los estudiantes procedentes de los cinco colegios de nuestra universidad (Arte, Ciencia, Educación, Negocios, e Ingeniería) vienen a estudiar aquí, a Florencia. Una de las mejores cosas para mí es cuando los estudiantes me dicen lo mucho que nuestro programa de estudio en el extranjero les ha impactado. Hace poco tiempo recibí un correo electrónico de una chica que estudió aquí hace dos años, la cual va a regresar ahora para trabajar para una empresa turística.




¿Qué crees que es lo más importante que los estudiantes aprenden de la experiencia en el extranjero?

     Principalmente, terminan entendiendo las diferencias existentes entre las diferentes culturas, y que no todo el mundo piensa de la misma forma en que ellos lo hacen. Diferentes culturas hacen cosas de forma diferente, pero al final todos tenemos el mismo objetivo en la vida. Por otro lado, los estudiantes también se descubren a sí mismos cuando estudian en el extranjero, aprenden a ser más independientes, a sortear y superar situaciones, y aprenden a ser tolerantes con los demás. Esto también les ayudará en sus futuros puestos de trabajo además de ayudarles a pensar desde diferentes puntos de vista. La mejor manera de aprender de esta experiencia es sumergirse totalmente en la cultura y en la lengua del país, y para ello deben separar lo que aprendieron en casa y sumergirse en la ciudad en que se encuentran. Haciendo esto, los estudiantes llegan a ver el mundo de otra manera y esta experiencia les es de utilidad para sus propias vidas.

     Nos preguntábamos qué pensaban algunos estudiantes del Programa ‘Manhattan College’ sobre Florencia y sobre la experiencia de estudiar en el extranjero, así que entrevistamos a dos estudiantes del Istituto Europeo.

     Estudiantes entrevistados: Matthew Chiaramonte y Anna Champagne

¿Por qué decidiste venir a Florencia?

    M: Voy a cursar mi último año, y quería estudiar en el extranjeto al menos una vez. Además, mi familia es de Italia, así que quería aprender sobre la cultura del país.

    A: En mi caso, no he estado nunca antes en Europa, y tenía un amigo que estudió aquí durante dos semestres y me contó todas las experiencias que tuvo, todas las personas que conoció y todo ello me pareció tan estupendo que decidí que yo también quería venir aquí.



¿Cómo estas disfrutando de Italia hasta ahora?

    M: Me gusta mucho Florencia, además del Sur de Italia, de donde es mi familia. En mi tiempo libre, me gusta salir con mis amigos e ir a tomar café. Por otro lado, tenemos excursiones prácticamente cada semana. Hemos estado en Toma, Pisa y Costa Amalfi, y vamos a visitar Siena esta semana. Esto nos mantiene bastante ocupados.

    A: Al principio, todo esto provocó un gran choque cultural, pero después de un par de días aquí, comencé a explorar y pasear más por la ciudad. Quiero ver todas las pequeñas calles y probar diferentes comidas, pero no me gusta tener plan predeterminado, sino que prefiero simplemente pasear.


¿Cuáles son algunas de las diferencias culturales que has notado?

    M: En cuanto a la ropa, se visten de forma diferente, de forma más elegante. Cuando fui a visitar a mis primos de Italia, fue interesante porque ellos nos ven de forma diferente. Somos familia, pero vivimos en lugares diferentes, lo que hace que nuestros estilos de vida también lo sean.

    A: El modo en que se saludan unos a otros es muy diferente. Todo el mundo es muy simpático, especialmente con los neoyorquinos. También son amigables con los turistas y están dispuestos a ayudar, lo cual es algo a lo que yo no estoy acostumbrada en casa.


¿Qué es lo que más te gusta de Florencia?

    M: Me gusta el hecho de que puedes caminar por todas partes, ya que todo esta a unos 15 minutos a pie, lo cual es genial. Por supuesto, también me gusta la comida, y en especial, el biscote florentino.

    A: La semana pasada fui hasta la Piazza Michelangelo para ver la Puesta de Sol sobre Florencia y fue increíble. También me encanta el helado.


¿Qué les dirás a tus amigos cuando vuelvas a casa?


    M: En primer lugar, les diré que vayan. En mi caso, me he divertido mucho, y me he sentido como si hubiera estado aquí durante dos meses en vez de tan sólo tres semanas. Todo el mundo debería estudiar en el extranjero, si tienen la posibilidad.

    R: Les diría que se vayan por un tiempo al extranjero, tienen que hacerlo. Da miedo al principio, pero merece la pena. Es muy importante tratar de salir de la zona de confort, y también es necesario tratar de romper la barrera del idioma. La experiencia es genial.



Contact us! info@istitutoeuropeo.it - www.istitutoeuropeo.it

Nessun commento:

Posta un commento